Las softskills, también llamadas competencias blandas o transversales, se refieren a las habilidades personales y sociales que poseen las personas en contraposición a las competencias técnicas o “duras”, que serían los conocimientos y las destrezas técnicas específicas de un campo determinado.

Hoy en día las softskills están cobrando cada vez más importancia frente a las competencias técnicas. El Observatorio de Recursos Humanos afirma que “Un estudio publicado en la Harvard Business Review revela que factores como la automatización, el tamaño de las empresas, la diversidad y la exposición mediática de los directivos influyen en la creciente valoración de las softskills”. Queda patente quelos avances tecnológicos, la automatización o la inteligencia artificial ya han provocado que multitud de tareas ya puedan ser realizadas por máquinas, sustituyendo a las personas en tareas puramente técnicas. 

Ahora bien, vivimos en un mundo complejo, interconectado y cambiante donde las relaciones humanas y la colaboración son fundamentales. Así, comunicarse de manera efectiva, saber gestionar las emociones, ser capaz de trabajar en equipo, tener capacidad resolutiva frente a problemas o poder adaptarse rápidamente a los cambios resulta determinante para desenvolverse en nuestra sociedad.

En este sentido, las softskills son competencias clave de cara al desarrollo profesional y la llave para alcanzar el éxito en la vida, pues constituyen las herramientas cognitivas que permiten a las personas avanzar en sus carreras, liderar proyectos y alcanzar sus metas.

Por este motivo, las empresas, una vez constatada la solvencia técnica, tratan de detectar en sus procesos selectivos si sus futuros recursos humanos se adaptarán o no a su culturaorganizativa, cómo interactuarán con su personal y clientes o qué potencial nivel de compromiso poseen. Así, según sostiene INS Global “Las empresas cada vez tienen mayor interés en encontrar este tipo de habilidades en los diferentes candidatos para los puestos en los procesos de contratación”.

Pero la cuestión va un poco más allá, convirtiéndose las competencias blandas en causa justificada de despido como se afirma en Bussines Insider: “Ahora parece más importante que seas resiliente a que hagas bien tu trabajo”

La Economía Social y, por ende, nuestra Escuela de Economía Social tiene su razón de ser en la puesta en valor y en el desarrollo de sus recursos humanos de las empresas de la economía solidaria. Por este motivo no pueden quedarse al margen en esta tendencia que ya es realidad en el mercado de trabajo y en el tejido empresarial, intensificando su apuesta por la formación en este campo y poner el foco de la formación en las habilidades personales y sociales de las personas por encima de sus competencias técnicas.

Artículos consultados:

Las cuatro razones por las que las habilidades blandas están conquistando los procesos de reclutamiento
Reclutamiento: La Importacia de las SoftSkills
Las habilidades ya importan más que los títulos en el mundo laboral

Emprendimiento Colectivo ha publicado este artículo con el permiso de su autora mediante una licencia de Creative Commons.

Imágenes creadas a partir de inteligencia artificial DALL-3


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Similares