Escher impossible triangle

¿Qué aporta la Economía Social a la Digitalización (y viceversa)?

La transformación digital produce cambios profundos no sólo en la estructura de las organizaciones sino en su funcionamiento, en las formas de relacionarse y de afrontar los retos de futuro. Por eso, no hay que olvidar que los valores y principios de la Economía Social nos dan una identidad distinta y diferenciadora frente  al resto de iniciativas empresariales y que nos imponen centrarnos en el desarrollo y bienestar de las personas que son el eje y quienes dan vida a los proyectos en las organizaciones. 

Desde la Escuela de Economía Social hemos realizado una investigación sobre la Digitalización y los retos y oportunidades que presenta para las organizaciones de Economía Social. El resultado de nuestro trabajo lo hemos plasmado en un MOOC (curso online, abierto y gratuito). Te invitamos a acceder a los contenidos de este MOOC: el acceso es sencillo, simplemente tienes que registrarte con tu correo electrónico en el curso, utilizando este enlace:

campuseconomiasocial.org

¿Qué aporta el proceso de digitalización a la ES? 

La digitalización es sin duda el gran reto del siglo XXI. El comportamiento de las personas y organizaciones se está modificando como consecuencia de la incorporación del internet de las cosas, las redes sociales, los mercados digitales, el impacto del Big Data, la inteligencia artificial o la nube, entre otros elementos de la realidad digital. Este cambio, no solo es irreversible, sino que se encamina a un desarrollo exponencial a corto plazo. 

En este sentido, la digitalización en la Economía Social no es una opción para las entidades del sector, es un imperativo que pasa por el acceso a las nuevas tecnologías y el impulso de su utilización en la organización para facilitar su permanencia en el mercado y una mayor competitividad. 

El proceso de digitalización permitirá a estas empresas agilizar sus respuestas, mejorar los procesos de toma de decisiones, reducir costes e incrementar la productividad y la optimización de recursos. Para ello, las Empresas de Economía social deberán confrontar sus modelos tradicionales de organización y gestión, adaptándolos a este nuevo escenario. La reinvención de las organizaciones en su dimensión digital es un paso necesario para garantizar la continuidad de sus proyectos. 

La Economía Social no puede ser ajena a esta realidad y debe afrontar al igual que el resto de entidades mercantiles, una transformación integral, tanto estratégica como operativa (marketing, recursos humanos, finanzas, etc…) sin perder los rasgos y principios esenciales que las diferencian del resto de entidades. 

Internet ha proporcionado a las organizaciones cooperativas y a las organizaciones de la economía social un poderoso instrumento de comunicación. Para las cooperativas, por sus particulares características de propiedad y control democrático, apoyados en los principios y valores cooperativos, esa integración de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información debería ser clave en la obtención de ventajas y oportunidades. El problema nuevamente es que esta implementación se está llevando de modo pausado y con presencia escasa en las redes sociales digitales. 

¿Qué aporta la ES a la digitalización? 

Las organizaciones de la economía social poseen una naturaleza y unos valores inspiradores que los diferencian del resto de empresas y surgen en el mercado con “la finalidad de crear riqueza, generar trabajo o de resolver problemas sociales” (Cabra de Luna, 2003, p. 174). Si bien, desde una perspectiva económica, funcionan como una empresa tradicional no es menos cierto que tienen unos objetivos que van más allá de los puramente cuantitativos o comerciales. 

En el caso concreto de las cooperativas el trato que estas organizaciones dan a sus clientes no debe limitarse a lo puramente comercial, sino que debe tener un trasfondo social, que satisfaga al comprador de la mejor manera posible al mismo tiempo que mantiene su impacto en la comunidad de una manera positiva y beneficiosa, por lo que la comunicación debe ser una herramienta fundamental en la gestión de estas entidades o, cuanto menos, la importancia que se le conceda debería ser equiparable a la que cualquier organización le da a la misma. 

Así, la Economía Social se convierte en un elemento humanizador y socializador de las interacciones digitales, ya que van más allá de la mera transacción.  Internet dota a las cooperativas de una poderosa herramienta de participación y gestión organizacional y ayuda en la consecución sus objetivos económicos reforzando, así, su actividad sin abandonar sus principios. 

La Economía Social puede jugar un papel esencial en la reducción de la brecha digital empezando por la capacitación de las personas que conforman estas organizaciones.  Además de aportar estrategias de cooperación para facilitar precisamente los procesos de digitalización e impulsarlos. 

A través de la Economía Social se puede desarrollar o acercar la digitalización a zonas, colectivos y personas a los que de otra forma no llegaría, proyectos que se pueden monitorear de una manera más ágil por estar cercanos y en estrecha relación las personas. En esta línea, por su capacidad para llegar a muchas personas y contextos cercanos, la Economía Social puede jugar un papel estratégico en la formación del personal técnico dedicado a proyectos de dinamización socioeconómica a nivel local, comarcal y regional. Así como en la formación de profesionales que pretendan desarrollar proyectos de reactivación económica a escala micro, orientación y formación a colectivos vulnerables en riesgo de exclusión social. 

La Economía Social aporta sensibilidad, accesibilidad e integración del conocimiento. Siendo referente en cuanto a la posibilidad de construir una digitalización desde unos valores de igualdad de acceso y solidaridad. 

Si quieres conocer el mapa de la digitalización de las organizaciones que hemos elaborado te invitamos a entrar y participar en el MOOC que hemos preparado

campuseconomiasocial.org

Logo Consejería Empleo, Formación y Trabajo Autónomo

Esta entrada ha sido realizada en el marco del proyecto: “Estudio sobre la Innovación en las Organizaciones del trabajo y las competencias para la transformación digital de las Empresas y Organizaciones de Economía Social» financiado por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía.

Photo by 愚木混株 cdd20 on Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Similares