Mi paso por FIDES EMPRENDE…(o cómo después de 4 o 5 lloreras vi la luz)

Soy Isabel, veterinaria y responsable de la Consultoría de Desarrollo Rural. Participante de FIDES EMPRENDE en 2019.

Actualmente trabajo en la Consultoría de Desarrollo Rural, aquí desarrollo proyectos para instituciones relacionadas con el medio rural. Dentro de las actividades que realizo podemos destacar los talleres de formación y estrategias para la repoblación rural.  

Gracias a proceder de un pueblo pequeño de Granada y a mi formación como veterinaria me es muy fácil llegar a las personas del ámbito rural, soy una de ellas. Me siento cómoda y tengo herramientas para poner foco en todo lo que ellas pueden conseguir y todo lo que ya tienen. Además de contar con formación para poder afrontar problemas del sector primario que ayuden a mejorar la vida de la población rural. 

El trabajo que he desempeñado durante el año que llevo trabajando en la Consultoría ha sido muy gratificante, muy enriquecedor y sobre todo, espero que hay sido útil. Aunque mi faceta de veterinaria clínica (cuidar y curar animales) me encanta, esta nueva faceta profesional me está suponiendo retos y satisfacciones muy grandes. Considero que he agrandado mis miras en esta nueva trayectoria profesional. 

Hace año y medio decidí emprender mi propio negocio como consultora.

Para mí, aunque estaba familiarizada con el emprendimiento, pues monté una consulta veterinaria a domicilio hace 6 años, haber pasado por FIDES EMPRENDE ha sido una verdadera revolución. 

Me gustaría decir que ha sido una experiencia vital, pero creo que sería excesivo, pero si ha supuesto un revulsivo en la visión que tenía sobre emprender un negocio. 

Cuando llegué a Osuna, con mi super idea, absolutamente segura de que era una primicia, además de un negocio redondo, no podía imaginarme al maremoto al que me iba a enfrentar. 

Recuerdo cuando empezaron a hablar, los facilitadores del curso, de los clientes… sinceramente pensé que para qué íbamos a hablar de los clientes, yo quería hablar de mi negocio. Esta ha sido una de las muchas concepciones erróneas con las que aterrice en Osuna y que gracias a un maravilloso hilo conductor que hemos ido siguiendo durante esta formación he aprendido, he interiorizado y estoy llevando a cabo. 

Actualmente tengo un listado de los productos/servicios que ofrezco, tengo precio de cada uno de ellos, sé dónde tengo que dirigirme para encontrar “mi cubo de salmones” o un mayor número de clientes posible, he entendido la importancia de escuchar y de empatizar con las necesidades del cliente, para poder adaptar tu empresa a ellas y por lo tanto cubrirlas. 

Otra de las cuestiones que me costó mucho integrar es la especialización. Para mí, decir que no a actividades que soy capaz de llevar a cabo, me ha costado mucho. Ha sido un gran reto especializarme en un sector del mercado, con la consiguiente renuncia de una gran parte de la tarta. Pero, gracias a eso, estoy consiguiendo proyectos, muy concretos, que se fijan en mí justo por eso. 

Me gustaría por último comentar que si cualquier equipo de personas están pensando dar un giro a su negocio, o emprender un negocio nuevo, pasar por el “abrillantador de ideas” de FIDES EMPRENDE, puede suponerles asegurarse una buena posición en la parrilla de salida. Además de los excelentes profesionales que te acompañan durante esta peregrinación, los otros grupos de emprendedores y emprendedoras siempre son un gran aliciente para motivarte, hacerte ver diferentes puntos de vista y por supuesto, crear sinergias. 

 Ánimo, después de 4 ó 5 lloreras, se ve la luz. 

 

 

Esta entrada ha sido realizada en el marco del proyecto:
“Apoyo y acompañamiento para la creación y fortalecimiento de empresas de Economía Social”
financiado por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía.