Emprendimiento cooperativo: ¿antes el equipo o la idea?

Hay quienes creen que las grandes ideas llevan a grandes resultados. En la Escuela de Economía Social creemos que el talento colectivo y el trabajo en equipo llevan a alcanzar las metas.

Aquí os dejamos algunos aprendizajes desde nuestra experiencia en el acompañamiento a emprendimientos colectivos:

  • Las ideas son baratas. Poner las ideas en funcionamiento es caro.

En el emprendimiento, tener buenas ideas es valioso, pero creemos que está sobrevalorado. Lo que  es realmente difícil y costoso es hacer las ideas realidad. Para poner en marcha las ideas se necesita de un buen equipo, que es mucho más que la suma de individuos con talento. Es una alquimia de competencias, motivaciones, personalidades diversas y complementarias que por su naturaleza es fluida y está en continua evolución.

  • Cambiar de idea es fácil. Cambiar de equipo es complicado.

En el emprendimiento, cuando se sigue un itinerario incremental e iterativo como el que propone FIDES EMPRENDE, modificar la idea de negocio por el camino es común y relativamente sencillo: es parte del proceso, que acerca el equipo hacia la construcción de un emprendimiento viable y fuerte. Al contrario, cuando no funcionan las relaciones entre los integrantes de un equipo, los ajustes necesarios son, por regla general, mucho más difíciles y dolorosos y, si no son gestionados de la forma correcta, hacen peligrar todo el emprendimiento.

  • Un buen equipo terminará encontrando una buena idea. Una buena idea no siempre encuentra un buen equipo.

Un equipo armado de un fuerte propósito común, persistencia y confianza mutua, cuando trabaja con disciplina y método generalmente termina encontrando un modelo de negocio viable. Al contrario, una gran idea de negocio, si no cuenta con un equipo adecuado, está destinada a quedarse en el limbo de las “buenas ideas” que nunca se llevan a cabo, o termina por ser desarrollada por otro equipo más efectivo. Porque, como ya comentamos, no es tanto la originalidad de la idea lo que hace la diferencia, sino la capacidad de llevarlas a cabo de una forma efectiva e innovadora.

Por estas razones en FIDES EMPRENDE, nuestros coaches trabajan en una doble ruta:

La evolución del equipo, para que el grupo reflexione sobre sus dinámicas y desarrolle las competencias organizativas, emocionales y relacionales, que le permitan enfrentar el viaje del emprendimiento colectivo.

El desarrollo de la idea de negocio, para acompañar al equipo en la búsqueda y construcción de un modelo de negocio fuerte y viable, social y económicamente.

¿Queréis emprender en equipo?
Descubrid cómo en FIDES EMPRENDE.