Así creamos ADICCIONARIO.ORG, nuestro propio proyecto social

Hace ya un año y medio que, en mitad de un viaje en coche por Andalucía, María José (Pepe) Pérez Dorao y yo, Idamor Fernández, nos hacíamos algunas preguntas como ¿estamos satisfechos con nuestra trayectoria profesional? ¿No echamos de menos algo en lo que hacemos? ¿Qué nos mueve como profesionales y como personas? ¿Por qué hemos fundado una cooperativa? Como imaginaréis, el viaje fue de lo más ameno.

Es verdad, echábamos algo importante en nuestro trabajo tras casi 30 años como creativos, empresarios, publicitarios, comunicadores o como queramos considerarnos. Y ese algo lo descubrimos un poco después, en un curso sobre cooperativismo en Osuna, Sevilla, dentro de la Escuela de Economía Social. Tuvimos la suerte de conocer a una persona que se llama Antonio Cancelo. Quizá no le conozcas por su nombre pero si te digo que es uno de los fundadores de Eroski seguro que ya te suena más.

A partir de esa charla, Pepe y yo abrimos un melón que hasta entonces no habíamos sido capaces de abrir, el del Compromiso Social. Y no lo habíamos abierto porque quizá en aquel viaje no le dimos al tarro lo suficiente como para tener una idea. Pero poco después Antonio Cancelo nos habló de empresa, de cooperativismo, de gestión y, sobre todo, de dos cosas tan importantes como son la Actitud y el Compromiso Social.

Crear, desarrollar y dirigir una cooperativa es adoptar una actitud diferente a tener una mercantil tradicional. No nos engañemos, no se trata de criticar a las SL, SA y otro tipo de formas jurídicas porque entre otras cosas hemos estado ahí y sabemos sus reglas; se trata más bien de funcionar de otra manera porque pensamos que hay una tercera vía.

La actitud de la que hablamos se basa en un modelo de gestión diferente donde cada persona socia tiene un voto y donde el aporte conjunto genera más valor que el esfuerzo individual. Y todo ello tiene que redundar en un mayor compromiso social, que nos permita devolver a la sociedad algo de lo que la sociedad nos da. Sí, ya no se trata de que me compres mi producto o servicio, se trata de que cada vez más los consumidores compran o contratan cuando saben que la empresa que hay detrás se implica en la sociedad o ayuda a mejorar nuestro entorno social.

Hay que reconocerlo, nos costó y nos está costando bastante ajustarnos a esos principios y a esa actitud y compromiso en un momento en el que todos o casi todos estamos con una visión muy cortoplacista y muy basada en maximizar el beneficio. Estamos hablando de Responsabilidad Social y Reputación de las marcas. Y la nuestra, aunque es pequeña, también tiene que hacerlo. Por eso creamos adiccionario.org.

Adiccionario es nuestra respuesta a ese compromiso social. La idea, la llevábamos desarrollando desde hacía más de un año, pero el impulso nos llegó a través de una frase que nos dijo Eladia Pino en una sesión del servicio de innovación cooperativa que la Escuela de Economía Social nos ofreció a través de Faecta.

Adiccionario es nuestra respuesta a ese compromiso social. La idea, la llevábamos desarrollando desde hacía más de un año, pero el impulso nos llegó a través de una frase que nos dijo Eladia Pino en una sesión del servicio de innovación cooperativa que la Escuela de Economía Social nos ofreció a través de Faecta.

En ese momento empezamos a tomarnos en serio Adiccionario y a considerarlo como el proyecto social propio que debíamos desarrollar desde Cientochentagrados. Porque no podemos decirles a las marcas para las que trabajamos desde nuestra Cooperativa que se impliquen socialmente si no practicamos con el ejemplo. Adiccionario debía ser ese ejemplo, y su desarrollo sería la manera de poner en práctica nuestro propio compromiso social.

La plataforma que hemos creado, Adiccionario.org, tiene como objetivo ayudar a las familias que se ven obligadas a enfrentarse a la adicción porque alguno de sus miembros se encuentra inmerso en ese gran problema. Y elegimos un proyecto del área de las adicciones porque nos atañe directamente a causa de un familiar con esa enfermedad. (Sí, aunque pueda resultar extraño, una adicción es una enfermedad y está declarada como tal por la Organización Mundial de la Salud).

La cuestión a resolver era cómo podíamos ayudar a esas familias, y finalmente lo hemos hecho mezclando tres ingredientes: creatividad, contenido y tecnología. Tres herramientas con las que por nuestra profesión y experiencia laboral estamos más que familiarizados, y que darían forma y contenido a nuestro Adiccionario.

Un diccionario tiene miles de palabras, así que ¿qué pasaría si creábamos un alfabeto digital en el que, al pulsar sobre cada letra aparecieran palabras relacionadas con las adicciones y sus adicciones? ¿Y si dichos términos fueran explicados a las familias por un especialista en la materia, a través de un vídeo de corta duración?

Dicho y hecho. Nos pusimos a ello y comenzamos a sondear la idea y testear el concepto con profesionales de las terapias de adicciones. La respuesta fue estupenda, lo que nos dio la seguridad de que ese juego en interacción con el contenido iba a ser bien aceptado por las personas a las que iba dirigido.

Hoy ya es una realidad, y en solo tres meses desde su lanzamiento, la plataforma cuenta con una docena de vídeos y algunos posts en su blog que, por las respuestas que recibimos, sabemos que están ayudando a conocer y desestigmatizar las adicciones y a familiarizarse con muchos de los términos y conceptos asociados a los tratamientos de adicciones


Nada de esto hubiera sido posible si no hubiéramos visitado Osuna y la Escuela. Gracias al equipo de Exeo y al de la Escuela por hacernos ver que, efectivamente, hay otra vía por la que transitar.

Nada de esto hubiera sido posible si no hubiéramos visitado Osuna y la Escuela de Economía Social. Gracias por hacernos ver que, efectivamente, hay otra vía por la que transitar.

Seguimos, que el camino es largo.

Esta entrada se enmarca en el proyecto “Acompañamiento integral para la innovación cooperativa”, financiado por el Fondo Social Europeo (FSE) dentro del Objetivo Temático OT8: Conseguir formación y un empleo de calidad y gestionado por CEPES España.

Publicaciones Similares